lunes, 25 de febrero de 2013

Siempre nos quedará Paris

Autor de la foto: Robert Doisneau
EL NIÑO BUENO (Julio Cortázar)

No sabré desatarme los zapatos y dejar que la ciudad me muerda los pies
no me emborracharé bajo los puentes, no cometeré faltas de estilo.
Acepto este destino de camisas planchadas,
llego a tiempo a los cines, cedo mi asiento a las señoras.
El largo desarreglo de los sentidos me va mal. 
Opto por el dentífrico y las toallas. Me vacuno.
Mira qué pobre amante, incapaz de meterse en una fuente
para traerte un pescadito rojo bajo la rabia de gendarmes y niñeras.


Clochard (n.) desamparado, persona sin hogar

le clochard et le manequin


“ME MORIRÉ EN PARÍS…” César Vallejo

Me moriré en París con aguacero,
un día del cual tengo ya el recuerdo.
Me moriré en París -y no me corro-
tal vez un jueves, como es hoy, de otoño.

Jueves será, porque hoy, jueves, que proso
estos versos, los húmeros me he puesto
a la mala y, jamás como hoy, me he vuelto,
con todo mi camino, a verme solo.

César Vallejo ha muerto, le pegaban
todos sin que él les haga nada;
le daban duro con un palo y duro

también con una soga; son testigos
los días jueves y los huesos húmeros,
la soledad, la lluvia, los caminos…

10 comentarios:

ana lía dijo...




gostei

Gatopardo dijo...

Thank you and welcome to my new blog.

marian dijo...

El "Ne me quitte pas" de Jacques Brel es una de las mejores canciones de la historia, para mi gusto.
Qué bueno es tener inquietudes, sobre todo si son buenas.

Gatopardo dijo...

Bienvenida al nuevo blog, que pronto lo viste. Si será buena que yo tuve un amigo, ya fallecido, que lloraba cada vez que la escuchaba.

marian dijo...

No es para menos, emociona sí o sí. Yo soy muy práctica (soy así, qué le voy a hacer) con las relaciones que terminan, no me regocijo en el dolor, me refiero.
Pero es una de las canciones más hermosas que se han escrito, a pesar de ser desgarradora, y esa letra con esa música puede hacerte llorar perfectamente.

marian dijo...

Y gracias por la bienvenida.

Gatopardo dijo...

Que menos.

finchu dijo...

Jacques Brel contaba que hicieron una apuesta una noche borrachos varios poetas y cantantes, a ver quien escribía la canción mas pastelosa, llevando el romanticismo al ridículo, días después apareció él con el "ne me quitte pas".

marian dijo...

Pues yo no veo nada de romanticismo ridículo en me quitte pas, igual le salió el tiro por la culata, porque de pastelosa nada de nada (por lo menos para mí).
Pastelosas las Bisbales, Dalmas y cía.

Gatopardo dijo...

A mí tampoco me parece pastelosa, más bien trágica.