martes, 25 de junio de 2013

Ante la soledad

Autor: Diane Arbus

AMPARO

Amparo
¡qué sola estás en tu casa
vestida de blanco!

(Ecuador entre el jazmín
y el nardo).

Oyes los maravillosos
surtidores de tu patio,
y el débil trino amarillo
del canario.

Por la tarde ves temblar
los cipreses con los pájaros,
mientras bordas lentamente
letras sobre el cañamazo.

Amparo,
¡qué sola estás en tu casa,
vestida de blanco!

Amparo,
¡y qué difícil decirte:
yo te amo!


Federico García Lorca

4 comentarios:

marian dijo...

Si desmerecer a Lorca, me quedo con el vídeo, porque se da aquello de que una imagen vale más que mil palabras.
Fantástico y valiente vídeo que habrá que comentar más.

Gatopardo dijo...

Unas tías sin un par, pero con un par.

marian dijo...

Desde luego. Lo malo es que a las mujeres que pasan por ello y no se reconstruyen los pechos se las vea como bichos raros.

Gatopardo dijo...

Lo de siempre....para no variar