lunes, 9 de febrero de 2015

Porque mi religión no lo prohíbe


Como mi religión no lo prohíbe, 
ni acudo a maitín alguno,
ni creo, ni comulgo, ni voto. 

Como mi religión lo consiente,
soy medioalto, barba gris, poco pelo,
...y sin coleta.

Como mi religión no lo impide,
soy ácrata, bohemio, escéptico,
e infiel.

Como mi religión no lo contempla,
ni Darwin lo evolucionó,
miro al cielo contando estrellas.

Como mi religión lo juzga,
delante de mi abogado,
confieso no haber pecado.

Como mi religión no lo piensa,
no intento hacer pensar,
sino levitar.

Como mi religión lo canta,
mayor criterio musical y...
menos música celestial.

Manolo López

5 comentarios:

Juan Nadie dijo...

Pues, si tu religión te lo prohibe, haz caso a tu religión, como los buenos acólitos :-)

carlos perrotti dijo...

Estás lleno de ideas, Gato, sacás versos a cada rato y de donde sea…

Manolo López Gómez Gatopardo dijo...

En ello estamos, en ser acólito y sacar versos...aunque malos.

carlos perrotti dijo...

A mí me gustaron. Mucho.

Manolo López Gómez Gatopardo dijo...

Pues eso me reconforta.
Gracias.