jueves, 16 de enero de 2014

Una foto, un poema y cuatro canciones para arruinar el día a cualquiera

Autoría desconocida




Canción amarga


¡Ay! ¡Juguemos, hijo mío, 
a la reina con el rey! 


Este verde campo es tuyo. 
¿De quién más podría ser? 

Las oleadas de la alfalfa 
para ti se han de mecer. 

Este valle es todo tuyo. 
¿De quién más podría ser? 
Para que los disfrutemos 
los pomares se hacen miel. 

(¡Ay! ¡No es cierto que tiritas 
como el Niño de Belén 
y que el seno de tu madre 
se secó de padecer!) 

El cordero está espesando 
el vellón que he de tejer. 
Y son tuyas las majadas, 
¿De quién más podrían ser? 

Y la leche del establo 
que en la ubre ha de correr, 
y el manojo de las mieses 
¿de quién más podrían ser? 

(¡Ay! ¡No es cierto que tiritas 
como el Niño de Belén 
y que el seno de tu madre 
se secó de padecer!) 

¡Sí! ¡Juguemos, hijo mío, 
a la reina con el rey!




Gabriela Mistral



12 comentarios:

Juan Nadie dijo...

Efectivamente, me acabas de arruinar el día. ¡Pedazo de canciones!

¡Qué bueno era Townes Van Zandt, y qué olvidado está!
De Tom Waits no diremos nada, que ya está todo dicho.

Gatopardo dijo...

De lo cual me alegro. No todo iba a ser vida y dulzura...
El amigo Van Zandt debe de estar olvidado hasta en su pueblo.

marian dijo...

Que vengan muchas "ruinas" como estas.

marian dijo...

A ver si alguno resulta ser alérgico a la dulzura y a la vida.

Gatopardo dijo...

Tanto como alérgico...

marian dijo...

Como te quejas, por eso lo decía.

Gatopardo dijo...

Misantropías aparte...

marian dijo...

Ah, es que yo soy más de Machado.

Gatopardo dijo...

Y de Serrat...

marian dijo...

Eso...todos.

marian dijo...

Salvo excepciones, que las habrá.

Gatopardo dijo...

Las que confirman la regla.